La Palma: una isla “mucho más que bonita”

Actualizado: feb 26

Confieso (casi con vergüenza) que Canarias era la única Comunidad Autónoma de España que no conocía. Sobre las islas, siempre me habían hablado de Lanzarote, de Tenerife, de Gran Canaria... pero muy pocas veces había escuchado algo sobre La Palma.


“La Palma es un paraíso”, dicen los que han tenido la suerte de haberla conocido. Esta isla de Canarias es una de las grandes desconocidas para el turismo, a pesar de ser un auténtico oasis tropical en España. ¿Por dónde empezar a hablar de ella? Quizá sus "apodos" sean la mejor carta de presentación, aunque "Isla bonita" o "Isla verde" puede que incluso se le queden cortos.


La primera impresión que tuve al llegar y mirar hacia arriba a las montañas es que estaba en Tailandia, Camboya o en cualquier país tropical. Una primera capa verde estaba cubierta de palmeras y plataneras allá donde miraras. Una maravilla para la vista de aquellas que vivimos en la ciudad, pero a las que "el verde" nos llama. Al subir la vista un poco más, la montaña se abría paso entre nubes y bancos de niebla, y me vinieron a la mente casi de forma inmediata paisajes vistos en la película "Gorilas en la niebla. Pero no, no era Uganda, ¡estaba en La Palma y sus microclimas!


Jugar con ventaja es llegar a la isla con alguien que ya la conoce, y encima alojarte en casa de dos palmeras (especifico, mujeres nacidas en La Palma) que van a acompañarte durante toda la semana a los mejores lugares de la isla, es lo más de lo más. Nadie como ellas para enseñarte su mayor tesoro…


Todavía hay algo más. Creo que este ha sido el primer viaje que he hecho en mi vida sin buscar antes por internet absolutamente nada sobre el destino. ¡La experiencia fue un éxito! Además, llegamos justo en la semana del carnaval sin haberlo planificado. Así que, aunque las fiestas no se hicieron, hubo un poco del famoso Carnaval Indiano por las calles y disfrutarlo aunque sea en un 1% fue un lujo.


Aquí os contamos nuestro diario de ruta propuesto por la "Isla verde" de La Palma para 5 días. No es exactamente el itinerario que hicimos nosotras, pero sí el que más recomendamos ahora que conocemos un poco mejor la isla y que las distancias entre puntos suelen ser largas (no olvides alquilar un coche, porque si no será casi misión imposible recorrer la isla).

¡Esperamos que lo disfrutéis tanto como nosotras!



Día 1:

Os proponemos empezar conociendo la isla “desde arriba” para tener una perspectiva de lo que veremos otro día “desde abajo”.

- Ruta mañanera por La Cumbrecita: desde este punto de la isla podemos conocer el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente desde lo alto. Desde el mirador de La Cumbresita (y desde las múltiples rutas que encuentras por ahí) podréis ver el cráter volcánico de La Caldera, de más de 10 km de perímetro, uno de los más grandes (y bonitos) del mundo. Podéis llegar en coche hasta el parking del mirador.


- Comida en el famoso restaurante campestre Chipi-chipi. Conocido no sólo por su ambiente rústico, frondoso y sus bajos precios, sino también por sus especialidades: papas arrugás, carne a la parrilla y postres típicos canarios. Un excelente lugar para empezar probando el mojo rojo y mojo verde. Pídelo siempre que lo veas, porque nuncan sabe igual!


- Pasar la tarde en Santa Cruz de la Palma, la capital: simplemente, un encanto de lugar con mucha, muchísima historia, callejuelas bonitas y unas casas coloniales coloridas con balcones y vegetación que nada tienen que envidiar a Cartagena de Indias. Dos datos que te dejarán con la boca abierta:


- La isla estuvo a punto de ser francesa ¿Por qué? Porque Napoleón soñaba con invadirla y “hacerla suya”. Hoy, la ciudad está llena de pequeños enanos napoleónicos en honor a este momento histórico.

- Cuando llegan los carnavales, La Palma “se disfraza de Cuba”. Si queréis saber el por qué, os recomiendo que se lo preguntéis a alguien local, porque mejor que yo, os lo contará cualquier palmera/o.


No os vayáis de la ciudad sin ver en la entrada el famoso cartel publicitario antiguo de “Nitrato de chile”.


- Si no queréis moveros de Santa Cruz para cenar, os recomendamos tapear en “La Chalana”.



Día 2:

- Empieza el día en la Playa de Los Nogales. Esta imponente playa de arena negra volcánica y acantilados con paredes llenas de vegetación es mi favorita. Aunque el acceso no es fácil (desde el parking hay que hacer una caminata de unos 20 minutos), merece la pena! Intenta llegar temprano para aprovechar el sol, y cuidado con el oleaje!

- Date un baño en “El charco azul” antes de comer.

- Puedes comer en “Casa Demetrio”, un lugar muy especial, antes de iniciar la caminata por “Los tilos”, una maravilla de ruta verde, fresca y salvaje.

- Antes de volver, os recomendaros dar un paseo por “El cubo de la galga”.



Día 3: Garafía y El Roque de Los Muchachos



Para este día completito por la sierra y los puntos más altos de la isla, casi os imploramos que escojáis la ruta de la carretera norte para llegar hasta la sierra de Garafía. Creo que es uno de los paisajes que más disfrutaréis de toda la isla y puede que, hasta en algún momento, creáis que estáis dentro de la película de “El señor de los anillos”.


Una vez allí, comenzará el ascenso hacia “El Roque de los Muchachos”. Cuando dicen que La Palma es famosa por su "turismo de estrellas" no se refieren a las de Hollywood, sino a las de verdad. Esta "Isla Bonita" tiene un cielo con una atmósfera tan limpia y de tanta calidad que hace que se le considere como uno de los mejores lugares del mundo para la observación astronómica y para el "astroturismo". ¿Sabéis que La Palma fue la primera reserva Starlight del mundo? Además de la red de 15 miradores astronómicos repartidos por toda la isla donde puedes encontrar explicaciones de las constelaciones que se observan desde cada uno según la época del año, las indicaciones de los planetas o las coordenadas de las estrellas más importantes, toda la isla está preparada para evitar el exceso de contaminación lumínica. Un ejemplo de ello son las farolas de luz especial y tenue que alumbran La Palma de noche. También es frecuente encontrar entre sus alojamientos turísticos muchos que cuenten con telescopios propios y zonas especiales de observación. No es casualidad entonces que en el punto más alto de la isla, a 2.426 metros de altura, se encuentre el Observatorio Astrofísico del Roque de Los Muchachos con uno de los conjuntos de telescopios más potentes del mundo (podéis ver parte detrás de mí). Dentro de este grupo está el Gran Telescopio Canarias, el mayor telescopio óptico-infrarrojo del planeta. Sí! Está en España!!! ¿Para qué imaginar cómo se ven las estrellas desde aquí si podéis venir a verlas? Os recomendamos contactar con algunas de las numerosas actividades que ofrecen observación astronómica por la zona.



Día 4:


- La ruta de La Caldera: Si el primer día disfrutamos de La Caldera desde arriba, ¿qué os parecería recorrerla desde dentro? Botas de montaña puestas, esta ruta de 16 km lineales y seis horas de duración, incluye una cascada de colores y un río amarillo. No olvidéis llevar comida y agua!


- Después de esa larga caminata, podéis relajaros viendo el atardecer en la playa de Tazacorte.


- Para cenar, no tenéis que moveros de ahí mismo, porque en una esquina encontraréis el restaurante “Playa Mont”. Si queréis probar cosas nuevas, no olvidéis pedir “morena frita” (¡sí, morena!), lapas a la plancha o camarones.



Día 5:


- Después de la pequeña paliza del día anterior, esta vez vamos a ser buenas 😊. ¡Mañana de relax y baño en Los Cancajos! Si os apetece desayunar cerca de la playa antes de daros un bañito, podéis hacerlo en “El Pulpo” (salvo los miércoles, que cierra) o en “Tiuna”. No olvidéis llevaros las gafas de buceo (snorkeling) porque esa zona está plagada de estrellas de mar, cangrejos, morenas, caracolas y todo lo que puedas imaginar!


- Vivero dentro de una platanera: justo en una esquina, al lado del restaurante que os vamos a recomendar para comer, a escasos metros, tenéis un vivero más que especial porque… ¡está dentro de una plantación de plataneras! Si sois amantes de las plantas o de la vegetación en general, no os lo perdáis. Y si no, tampoco 😝.


- En “Casa Goyo” podréis comer pescadito fresco, marisco y más “papas arrugás” si aún después de cinco días os queda hueco para más.


- Justo después de comer, antes de que se haga tarde, podéis ir hacia el sur de la isla, donde están las salinas y el faro de Fuencaliente.


¿Cómo? ¿Qué no querréis volver después de todo esto a casa? A ver si el verdadero “síndrome de la isla” va a ser querer quedarse allí…


No os perdáis nuestra oferta de viaje a La Palma en nuestra Web.


¡Gracias por leernos, viajeras!